Archivo para Signs and Signifiers

JD McPherson: Una explosión de rock & roll

Posted in Conciertos, Efe Eme, JD McPherson with tags , , , on 11/11/2011 by Héctor Sánchez

El sentido y el significado del rock & roll actual tienen nombre propio: JD McPherson. El músico presentó anoche su álbum Signs & Signifiers (2010) en la Sala El Sol de Madrid. Un espectáculo cargado de música capaz de transportarnos a los orígenes del rock con unos acordes de guitarra y una voz rasgada.

El músico de Oklahoma repasó su primer disco al completo. Foto: ESTEFANÍA RUEDA

Tupés, patillas y pantalones vaqueros con dobladillo. El ambiente de la sala El Sol de anoche podía pasar perfectamente por el de un diner estadounidense de los años cincuenta. La ocasión no era para menos, ya que JD McPherson comenzó ayer su gira española para la presentación de su primer disco en solitario, Signs & Signifiers (2010).

Después de casi media hora de retraso, el músico saltó al escenario empuñando su guitarra rosa y acompañado de Jimmy Sutton, al contrabajo, Alex Hall, a la batería, y Jonathan Doyle, al saxo. Sólo cuatro músicos, sólo cuatro instrumentos; un póquer de ases de rock & roll.

McPherson abrió su actuación con una declaración de intenciones, «Scandalous». Esa fue la sensación, un espectáculo escandalosamente bueno y vibrante. «Buenas noches, Madrid. ¿Habláis mi idioma?», preguntó el cantante. La respuesta fue unánime. El público hablaba su idioma, porque su idioma es el rock & roll, como demostró con la genial «Dimes For Nickels».

A continuación, el músico presentó al productor del disco. Jimmy Sutton, grande como músico y grande en altura, tuvo la oportunidad de lucirse con un solo de contrabajo antes de adentrarse en «Country Boy», la versión del tema de Tiny Kennedy. No fue la única versión de la noche, ya que el cuarteto también se atrevió con «Your Love (All That I’m Missing)», de The Bellfuries (tema incluido en el álbum); «I’m Just a Fool to Care», de Art Neville (una de las canciones preferidas de McPherson); «Farmer John», de The Premiers; «Carol», de Chuck Berry; y «You Don’t Love Me (You Don’t Care)», de Bo Diddley. Antes de tocar esta canción, Jimmy Sutton hizo una advertencia: JD McPherson se encontraba mal de la garganta. Después de preguntar si en la sala había algún fan de Bo Diddley, el propio Sutton se encargó de cantar el tema. The Starkweather Boys, el anterior grupo de JD McPherson, también tuvo un hueco en el repertorio con el tema «Abigail Blue».

Pero que estas versiones no confundan, el hilo conductor principal del concierto fueron los temas propios de Signs & Signifiers y, entre ellos, de vez en cuando, el vocalista se disculpaba por el estado de su voz echándole la culpa al aire acondicionado de los aviones. Después de «I Can’t Complain», McPherson preguntó: «¿Todo el mundo está feliz?». ¡Como para no estarlo ante semejante ritmo y talento! También recordó que el concierto de ayer fue su segunda actuación en España después de su visita el pasado verano al Screamin’ Festival de Pineda del Mar, y preguntó si entre el público había alguien que hubiera estado también en el festival. Los incondicionales gritaron.

Los músicos dieron un respiro con un tema más relajado, «A Gentle Awakening». En esta canción se echó de menos el piano, tal como se escucha en el álbum, pero el saxofón fue un buen sustituto.

En varias canciones, JD McPherson pidió la colaboración del público, pero en «B.G.M.OS.R.N.R.», apuntó directamente a sus seguidores con el micrófono para que así todo el mundo formara parte de su fiesta rocanrolera. La euforia continuó con «Fire Bug», uno de los temas más celebrados. El público enloqueció, se notaba en el ambiente; hasta Sutton se quedó en manga corta. Para cerrar el concierto, no podía faltar el tema homónimo que sirve de título al disco y «North Side Gal», la canción más popular del cantante, que dedicó a su público y con la que presentó a los miembros de la fantástica banda que le acompaña.

Pero aquí no quedó la cosa. A continuación, los músicos regresaron al pequeño escenario para regalarnos unas últimas canciones; entre ellas, la pegadiza «Scratching Circles» y su homenaje a Howlin’ Wolf, «Wolf Teeth», con la que concluyeron su fiesta de rock & roll con sabor cincuentero.

El problema de voz de McPherson habría pasado desapercibido si no se hubiera disculpado por ello. Si el concierto fue de sobresaliente estando así, con la voz al cien por cien habría sido de matrícula de honor. No se puede esperar otra cosa de una colección de buenas canciones interpretadas por cuatro músicos excepcionales.

Para rematar la noche y hacerla más redonda todavía, después de la actuación, Jimmy Sutton y JD McPherson bajaron del escenario y se acercaron a su público para firmar cds, vinilos y pósters. McPherson no sólo tuvo un bonito detalle con sus fans, sino que demostró ser un artista modesto, cercano, cariñoso y con los pies en el suelo. Así da gusto.

Nos veremos en El Cara Oculta del Rock…

Texto publicado en Efe Eme.

Anuncios

JD McPherson: el sentido y significante del rock & roll

Posted in Efe Eme, Entrevistas, JD McPherson with tags , , , on 09/11/2011 by Héctor Sánchez

Viene desde Oklahoma y su música suena como si no hubieran pasado 50 años. JD McPherson, el que fuera cantante y guitarrista de The Starkweather Boys, presenta su disco en solitario Signs and Signifiers; un álbum grabado analógicamente, como los de antes, y que cuenta con la colaboración de Jimmy Sutton y Alex Hall. El próximo día 10 de noviembre aterrizará en Madrid (Sala Sol), el 11 en Tomelloso (Sala Beat), el 12 en Benidorm (Festival Ubangi Stomp), el 13 en Hondarribia (Sala Psilocybe), el 14 Liérganes (Los Picos), el 15 en Santiago (Capitol), el 16 en Gijón (The Monkey Club), el 17 en Bilbao (Kafe Antzokia) y el 18 en Barcelona (Sala 2 de Apolo).

JD McPherson, revival analógico

 

Signs and Signifiers es tu nuevo disco. ¿Cuál es “el sentido y el significante” del rock & roll?

El rock & roll debe fluir y estar lleno de energía y entusiasmo.

 

¿De dónde viene tu afición por el rock & roll?

Empecé a interesarme por el rock & roll cuando tenía unos 13 años. Al principio escuchaba lo que les gustaba a mis hermanos: hard rock, grupos como Led Zeppelin y Jimi Hendrix. Cuando era un poco mayor, empecé a escuchar punk rock y después descubrí los álbumes de la era Decca de Buddy Holly; eso me marcó. Aunque me seguían encantando Led Zeppelin y el punk rock.

 

El primer disco de tu colección fue de Run D.M.C., te gustan The Pixies y tus influencias son Little Richard, Joe Strummer y The Smiths. ¿Todo este eclecticismo queda reflejado en tu sonido? ¿Qué otras influencias tienes?

Creo que el rock & roll y el rhythm & blues de los 50 son nuestro punto de partida, pero si escuchas canciones como «Signs and Signifiers» y «Gentle Awakening», se nota que hay otras influencias que se han abierto camino.

 

Que comparen tu música con las canciones de Little Richard, Chuck Berry, Jackie Wilson, Bob Didley o Screamin’ Jay Hawkins, ¿es un honor o es una responsabilidad?

Siempre es un honor que te comparen con tus héroes. Pero la verdadera presión surge cuando estás intentando crear algo propio y por fin encuentras tu sonido.

 

Signs and Signifiers es tu primer álbum en solitario después de formar parte de The Starkweather Boys, ¿qué te animó a seguir tu carrera en solitario?

Empecé a hablar con Jimmy Sutton cuando yo estaba todavía en The Starkweather Boys y, cuando dejé la banda, él acababa de terminar su estudio. Nuestro proyecto fue el primero de su nuevo sello discográfico. Estaba muy entusiasmado por poder trabajar con Jimmy ya que había sido un gran admirador de su carrera durante mucho tiempo.

 

Pero no estás solo en el proyecto, ¿cómo fue contar con el trabajo de Jimmy Sutton y Alex Hall?

Jimmy y Alex son literalmente una de las mejores secciones rítmicas del planeta. Ambos están repletos de magníficas ideas musicales y son muy receptivos a la hora de llevar las cosas hacia una dirección nueva y provocadora. Además de ser un batería e ingeniero de grabación increíble, Alex es también un pianista y teclista con mucho talento. Toca un Hammond B3 en «I Can’t Complain» y las partes de piano de «Fire Bug» y «B.G.M.O.S.R.N.R.». Jimmy también es guitarrista y toca la guitarra principal en «B.G.M.O.S.R.N.R.».

 

¿Cómo es posible que un álbum publicado en el año 2010 suene como un disco de los años 50?

Principalmente debido al equipo, a los métodos de grabación y, sin duda, a los músicos. Los ingenieros de grabación modernos creen que tienen que colocar un micrófono delante de cada fuente de sonido, justo frente a ellas, y grabarlo todo por separado. ¡Se puede conseguir un gran sonido de batería con sólo dos micrófonos! Todos los músicos de este álbum han invertido gran parte de sus vidas escuchando y aprendiendo sobre este tipo de música.

 

El álbum está grabado de forma analógica. ¿Por qué grabarlo así?  ¿Por la calidad del sonido o por nostalgia?

Lo analógico suena fenomenal. Es un sonido muy cálido. No lo usaríamos sólo por la nostalgia, porque entonces echaría por tierra su propósito.

 

¿Por qué crees que se están poniendo de moda los grupos revival que suenan como la música de hace cincuenta años?

Siempre ha habido grupos que tocan este estilo de música, pero quizá últimamente ha habido varios ejemplos que han captado la atención del mainstream. Imelda May está teniendo mucho éxito, pero esto no estaría sucediendo si no fuera una magnífica cantante. ¡Esa es la razón de que haya llamado la atención del mainstream! También hay algunos artistas, como Adele y Janelle Monaé, que tienen influencias de la música soul de los 60, pero de nuevo, están abriéndose paso porque tienen mucho talento.

 

No es la primera vez que visitas España ya que tocaste en el Screamin’ Festival en Pineda del Mar este verano. Has declarado que tu actuación en este festival la consideras como uno de los mejores momentos de tu carrera, ¿a qué se debe?

Fue la primera vez que tocamos para un público que se sabía todas las letras de todas las canciones. Fue salvaje, una locura. ¡España fue el primer país que le prestó atención al álbum!

 

¿Te gusta España y el público español? Vas a tocar nueve noches consecutivas en España, cada una en una ciudad distinta. ¿Qué esperas encontrarte?

¡Estoy contentísimo por poder ofrecer espectáculos más íntimos en España! Fue genial tocar en un festival grande, pero me encanta tocar en salas. También estoy deseando ver otras zonas de España, ya que sólo he estado en Cataluña.

 

Además de presentar tu disco, ¿recordarás alguna canción de The Starkweather Boys en los conciertos? ¿Algún tema de rock o de rhythm & blues clásico?

Normalmente interpretamos algunas canciones de The Starkweather Boys, como «Abigail Blue» y «Little Mae». Y también hay una canción lenta de rhythm & blues de Art Neville que nos encanta interpretar: «Fool to Care»; es una de mis canciones favoritas.

 

En la página de Hi-Style Records anuncias que en tus conciertos contarás con invitados especiales, ¿puedes darnos alguna pista?

Para empezar, será mi primera gira con Jimmy, Alex y Jonathan Doyle. Es muy emocionante. En uno de los conciertos habrá una actuación sorpresa con varios invitados especiales, ¡pero tendrá que seguir siendo una sorpresa!

 

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Texto publicado en Efe Eme