Archive for the The Beatles Category

Parecidos razonables: The Beatles – The Offspring

Posted in Parecidos razonables, The Beatles, The Offspring with tags , , on 03/01/2012 by Héctor Sánchez

The Beatles – Ob-La-Di, Ob-La-Da (1968)

The Offspring – Why Don’t You Get a Job (1999)

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Anuncios

George Harrison. Living in the Material World: Los dos mundos del Beatle según Scorsese

Posted in Efe Eme, George Harrison, Martin Scorsese, Películas, The Beatles with tags , , , , on 10/11/2011 by Héctor Sánchez

A Martin Scorsese le apasiona la música. Las bandas sonoras de películas como Malas calles (1973), Uno de los nuestros (1990) Casino (1995) o Al límite (1999) son buenos ejemplos del gusto musical del director. Pero en ocasiones no le basta con embellecer sus largometrajes con buenas canciones y se embarca en documentales sobre grandes figuras de la música. Con El último vals (1978) mostró la despedida de The Band, No Direction Home (2005) repasaba la trayectoria del genio Dylan y Shine a Light (2008) nos introdujo en un concierto de Sus Satánicas Majestades, The Rolling Stones. En su último documental sobre rock le toca el turno a George Harrison.

Martin Scorsese se sumerge en la vida del Beatle tranquilo

Una de las diferencias entre este documental y los otros mencionados es que la figura de la que habla ya no se encuentra entre nosotros; por ello, George Harrison. Living in the Material World (2011) no sólo es un repaso a la vida del músico, sino que además es un emotivo homenaje por parte de Scorsese al más tranquilo y espiritual de The Beatles. Harrison nació en 1943 y falleció en 2001. Para narrar estos 58 años, Scorsese emplea casi tres horas y media de película, que se encuentra dividida en dos partes.

El documental alterna una gran cantidad de imágenes de archivo con entrevistas actuales de las personas que fueron importantes en la vida del músico. Como no podía ser de otra manera, la película comienza con la llegada del joven Harrison a The Beatles y analiza la trayectoria de los cuatro de Liverpool pasando por todas sus etapas hasta su disolución, pero centrándose en la figura de Harrison y el papel que interpretó en el grupo.

A pesar de que George Harrison era el miembro más discreto de The Beatles y solía estar a la sombra de Lennon y McCartney, Paul insiste que en el grupo todos tenían la misma importancia y que eran las «cuatro esquinas de un cuadrado». En el documental queda reflejado que George tenía una tarea sumamente importante para la banda: mantener la calma entre John y Paul. Los momentos más divertidos de la película (junto al, posiblemente, más emocionante) vienen de la mano del cuarto miembro del grupo, Ringo Starr. Aunque no aparecen declaraciones de archivo de Lennon sobre Harrison, su viuda, Yoko Ono, habla de su relación con George y destaca dos cosas: que nunca se sintió incómoda o de más con él y que Harrison les animó para que llevaran a cabo esa “canción” llamada «Revolution 9». Tampoco faltan los testimonios de Astrid Kirchherr y Klaus Voormann, dos personajes clave de la época de Hamburgo.

Además de sus andanzas con los Cuarto de Liverpool, Scorsese ahonda en la trayectoria del guitarrista en solitario de la mano de Phil Spector, padre del muro de sonido, quien le animó a que comenzara su carrera en solitario como el resto de sus compañeros estaban haciendo. Además, Harrison tenía una ventaja: tenía muchas canciones escritas por él que The Beatles habían rechazado.

Pero no todo son The Beatles, también hay hueco para el supergrupo que Harrison montó a finales de los años 80, The Traveling Wilburys. Tom Petty recuerda de dónde surgió este proyecto que formaron junto a otros astros como Bob Dylan, Roy Orbison y Jeff Lynne.

El consumo de droga, siempre relacionado con el mundo del rock, es un tema del que se habla abiertamente en la película. Pero George Harrison cambió el LSD por la meditación. La fascinación del guitarrista por la meditación tiene en la película la misma importancia que su participación en el cuarteto de Liverpool. Sus viajes a La India, el mantra, su relación con Ravi Shankar o el concierto para Bangladesh son aspectos clave para conocer el lado más espiritual de Harrison. «La meditación le absorbió», comenta Pattie Boyd, su primera mujer.

No podía faltar la historia de uno de los triángulos amorosos más conocidos del rock: el formado por George Harrison, Pattie Boyd y Eric Clapton. Mano Lenta afirma en la película que se sentía como Lancelot en Camelot cuando se enamoró de la mujer de su mejor amigo y que Harrison «se portó como un caballero» al darle carta blanca con Boyd. Por otro lado, su segunda mujer, Olivia Harrison, recuerda, entre otras cosas, el día que su marido fue apuñalado en su propia casa y relata de forma emocionante los últimos días de George en su lucha contra el cáncer.

Aparte de hablar de la música, las creencias y la vida sentimental de Harrison, Scorsese entrevista a dos Monty Phyton: Eric Idle y Terry Gilliam. Ambos recuerdan que gracias a George Harrison pudieron realizar su polémica película La vida de Brian (1979) debido a que el Beatle hipotecó su casa para poder pagar la película.

El director Terry Gilliam describe a Harrison como un hombre «atrapado en dos mundos: uno material y otro espiritual». Así fue el hombre que se escondía tras George Harrison y que Martin Scorsese ha sabido retratar con éxito: un personaje con una dualidad. Un hombre que aunque subió a la cima gracias al grupo de rock más importante de la historia, logró la felicidad cuando se encontró a sí mismo en la espiritualidad.

El documental, al igual que la vida de George, tiene altibajos. Las partes dedicadas a su experiencia musical y las declaraciones de los implicados resultan mucho más interesantes que los fragmentos que hablan de la religiosidad de Harrison y que llegan a resultar demasiado densos en ocasiones. Aunque, sin duda, la película es recomendable tanto para los seguidores del cuarteto como para aquellos curiosos que quieran conocer un poco más la figura del Beatle más desconocido. «Soy más normal que la gente normal», así se definió el músico en una de las entrevistas de archivo; sin embargo, Martin Scorsese ha sabido retratar con cariño, respeto y admiración la vida de un hombre excepcional.

Después de The Band, Bob Dylan, The Rolling Stones y George Harrison sólo cabe hacerse una pregunta: ¿quién será la próxima estrella de rock que pase por la cámara de Scorsese?

 

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Texto publicado en Efe Eme.

¿Qué tienen en común? The Beatles, Stanley Kubrick y El Señor de los Anillos

Posted in El Señor de los Anillos, En común, Stanley Kubrick, The Beatles with tags , , on 23/10/2011 by Héctor Sánchez

¿A quién se le pudo ocurrir esta idea? Durante los años 60 se habló de la posibilidad de llevar a la gran pantalla la obra de J. R. R. Tolkien, El Señor de los Anillos (1954), con un curioso reparto. Antes de cruzar el paso de peatones de Abbey Road (1969), los Beatles serían los encargados de atravesar la Tierra Media hasta llegar al Monte del Destino. Paul McCartney interpretaría al protagonista de la historia, el hobbit Frodo Bolsón, portador del Anillo Único; Ringo Starr le acompañaría en la hazaña como su jardinero, Samsagaz Gamyi; George Harrison se encargaría de guiar a los hobbits en su aventura como el mago Gandalf; y John Lennon se convertiría en el ambiguo y acaparador Gollum, un papel que le venía como anillo al dedo.

Un posible cartel para la hipotética película

El encargado de dirigir semejante historia épica sería nada más y nada menos que el perfeccionista Stanley Kubrick.  Finalmente el proyecto no salió adelante. Bien porque a Tolkien no le gustó la idea o bien porque Kubrick pensó que la obra era demasiado inabarcable. Una lástima. Si Lennon y McCartney ya se las veían y se las deseaban para ponerse de acuerdo entre ellos, hubiera sido interesante ver cómo reaccionarían ante la megalómana personalidad de Stanley Kubrick. Aquella lucha de egos se habría convertido en una batalla de proporciones similares a la Batalla del Abismo de Helm.

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Paul está muerto: Conclusión

Posted in Leyendas Urbanas, Paul McCartney, The Beatles with tags , , , on 13/09/2011 by Héctor Sánchez

Después de conocer y analizar las pistas escondidas en las portadas de los álbumes y las canciones sólo queda formularnos una pregunta. O, mejor dicho, varias. ¿De dónde surge esta leyenda? ¿Sucedió de verdad? ¿Los Beatles tuvieron algo que ver en el asunto? Vamos por partes.

Corría el 17 de septiembre de 1969. El periódico de la Universidad de Drake en Des Moines (Iowa), el Times-Delphic, publicó un reportaje firmado por Tim Harper y titulado ¿Está muerto el Beatle Paul McCartney? Cuando el rumor se extendió, Harper logró protagonismo en los medios y concedió entrevistas hablando sobre el asunto: «Era sólo una broma. Cuando escribí la historia sabía que no era cierta». Tim Harper ni siquiera tenía un disco de los Beatles en su colección pero su “broma” empezó a ser tomada en serio. Poco después, el 23 de septiembre, en el periódico del campus de la Universidad del Norte de Illinios, Northern Star, Barv Ulvilden amplió este rumor en el artículo Pistas apuntan a la posible muerte de un Beatle.

El artículo con el que comenzó todo

El bulo llegó a las ondas radiofónicas. El 12 de octubre de 1969, Russell Gibb, el pinchadiscos de la emisora de Detroit WKNR-FM, recibió una llamada telefónica de un tal Tom Zarski informándole de la supuesta muerte del Beatle zurdo. Dos días después, Fred LaBour redactó un nuevo texto sobre este suceso, McCartney muerto. Nuevas pruebas salen a la luz, para  el periódico de la Universidad de Michigan, Michigan Dialy. La investigación de LaBour se inició poco después de la publicación de Abbey Road y  su teoría se basaba en que en la fecha en la que supuestamente falleció McCartney, realmente hubo un accidente de tráfico en el que un hombre murió desfigurado y no posible su identificación.

La bola de nieve había comenzado a rodar. La noticia trascendió a otros medios como las agencias United Press International y Asociated Press y la revista Life le dedicó un reportaje de portada en noviembre. El rumor ya estaba extendido. Pero no todo eran pistas en los discos, incluso un estudio realizado por el Doctor Henry Truby de la Universidad de Miami aseguraba que las voces sonaban diferentes al comparar «Yesterday» (1965) con «Hey Jude» (1968). Además, también se encontraron diferencias físicas entre Paul McCartney y su doble, William Campbell o comúnmente conocido como “Faul”.

La "muerte" de Paul en la portada de "Life"

Para seguir alimentando esta historia, cuando McCartney fue arrestado en un aeropuerto en Japón en 1980 por posesión de marihuana le tomaron las huellas dactilares. Entonces, un periódico publicó una noticia que decía que las huellas no coincidían con las huellas anteriores.

¿Qué parte de verdad tiene esta historia? Paul McCartney sí sufrió un accidente. Pero no fue en su coche sino en motocicleta. Mientras conducía, la moto derrapó y el bajista se rompió los labios, un diente y una ceja como consecuencia de la caída. Por esa razón durante un tiempo Paul aparecía en las fotografías con un diente partido y por esa razón se debe la cicatriz en el labio. No fue necesario un concurso de dobles ni una operación de cirugía ni una suplantación de identidad.

El resultado del accidente en moto

El propio McCartney tuvo que desmentir su muerte en numerosas ocasiones: «Estoy vivo y bien, y nada preocupado por los rumores sobre mi muerte. Pero si estuviese muerto, yo sería el último en saberlo». John Lennon también se pronunció sobre ese suceso: «Paul McCartney no podría haber muerto sin que el mundo lo supiera. No se podría haber casado sin que todos lo supieran. De hecho, no podría ir de vacaciones sin que todo el mundo se entere. Es inimaginable. Pero fue una buena publicidad extra para el disco Abbey Road».

De hecho, Lennon también explica por qué McCartney aparece descalzo en el famoso paso de peatones: «Paul cruzó la calle descalzo porque su idea de ser diferente es verse casi perfecto pero con una oreja pintada de azul, ¿entiendes? Algo un poco sutil. Así Paul decidió estar descalzo al cruzar la calle. Pero cuando ves el disco parece que los cuatro Beatles estamos completamente vestidos. Pero es sólo por llamar la atención». ¿Es esta la auténtica razón por la que el bajista aparece diferente respecto a los otros tres Beatles en la mayoría de las fotografías?

Todo son interpretaciones. ¿Los Beatles escondieron pistas en sus álbumes desde 1966 y tres años después el mundo se dio cuenta? Probablemente no. Y las pistas tal vez no sean pistas, sino coincidencias. Todo lo demás se forma en nuestra cabeza. La muerte de Paul McCartney, en conclusión, sirve de pasatiempo. Es uno de los rompecabezas más divertidos de la historia del rock. Ahí están las piezas, las portadas y las canciones, y cualquiera puede construir sus propias interpretaciones. Como juego resulta gracioso, siempre que uno no se lo tome en serio.

Al final, ni el propio Beatle zurdo se lo tomó en serio y hizo gala de su humor al lanzar el álbum en directo con el título Paul Is Live (1993).

Paul McCartney se autoparodia

La cubierta parodiaba la de Abbey Road pero esta vez en lugar de caminar junto a sus antiguos compañeros, Paul paseaba a su perro. Y estaba calzado. Además, la matrícula del Volkswagen Escarabajo había cambiado por «51 IS», es decir, que en ese momento el músico tenía 51 años. No hay nada como tener sentido del humor (inglés).

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Paul está muerto: Let It Be

Posted in Leyendas Urbanas, Paul McCartney, The Beatles with tags , , , on 02/09/2011 by Héctor Sánchez

Todo llega a su fin. Los Beatles pensaban regresar a sus orígenes con un álbum llamado Get Back y volver a ofrecer un concierto. Finalmente, el proyecto se abandonó y el concierto fue una actuación improvisada en la azotea del edificio de Apple hasta que la policía pidió que pararan.  Los Cuatro de Liverpool se centraron en el disco Abbey Road (1969) pero después, el proyecto se retomó; esta vez con la producción de Phil Spector, que introdujo en el álbum su archiconocido “muro de sonido” y que alejó la idea inicial de volver a los orígenes. El 8 de mayo de 1970 se publicó el disco bajo el título Let It Be. Y no pudo ser un título más adecuado, ya que después de este álbum, los Beatles finalmente se separaron y lo dejaron estar.

Paul sobre un fondo de color sangre

Este disco apenas sirve para encontrar mensajes ocultos sobre la supuesta muerte de Paul McCartney. Quizá esto se debe a que con los habituales conflictos internos de la banda, los Beatles no estaban de humor para esconder pistas. Y tal como se les muestra en la portada, ni siquiera estaban de humor para posar juntos en la misma fotografía. Aquí aparecen enmarcados por separado, cada uno dentro de un cuadrado. Los dos únicos detalles que nos sirven para interpretar que Paul está muerto se encuentran en su fotografía: es el único de los cuatro que está mirando al frente, mientras que los demás miran a la izquierda; y es el único que tiene un fondo que no es blanco, de hecho, es de color rojo, el color de la sangre.

Como curiosidad, en la portada del álbum Let It Be… Naked (2003), la versión del disco en la que McCartney eliminó los arreglos de Spector, el bajista también aparece diferente respecto a sus compañeros. Es normal, ya que la imagen son los negativos de las fotografías que se emplearon en la portada original.

También en negativo, McCartney es diferente

A la hora de buscar pistas en las letras, solo tres canciones nos pueden ayudar.

Let It Be

El personaje de la Madre María hace dos apariciones en la canción que da título al disco:

Cuando me encuentro en problemas
La Madre María viene hacia mí
Diciendo palabras sabias, déjalo estar
Y en mi hora de oscuridad
Ella está parada en frente de mí
 
Me despierto con el sonido de música
La Madre María viene hacia mí

Se puede interpretar que la Madre María es la Virgen María, pero no es así. Mary era el nombre de la madre de Paul, que murió cuando él tenía 14 años. Entonces, McCartney se reencontró con ella al llegar al cielo después de su accidente.

Además, si escuchamos el estribillo al revés, «Let It Be» suena como «He bled» (Él sangró).

The Long and Winding Road

El largo y sinuoso camino no es otra cosa que una metáfora sobre la vida. ¿Cuál es el final de este largo y sinuoso camino? La muerte.

El siguiente fragmento describe la noche del accidente:

La noche turbia y con viento que la lluvia se llevó
Ha dejado un charco de lágrimas llorando todo el día

Y en este otro, el bajista pide entrar en las puertas del cielo tras su choque automovilístico:

No me dejes aquí esperando
Llévame hasta tu puerta

Get Back

Si escuchamos invertido  «Get back, get back, get back to where you once belonged» podemos oír «I need some wheels, help me, help me» (necesito unas ruedas, ayúdame, ayúdame). ¿Por qué Paul McCartney necesitaba ayuda? ¿Por qué necesitaba ruedas? Porque después del accidente su vehículo quedó destrozado. Claro, que una vez muerto, las ruedas de poco le iban a servir.

Con este último trabajo, los Beatles dijeron adiós para siempre. Así que con éste álbum podemos dar por terminados los mensajes ocultos y las pistas en las portadas y en las canciones. Pero todavía quedan unas cuestiones abiertas: ¿cuál es el origen de esta leyenda?, ¿qué tiene real?, ¿de verdad Paul está muerto?

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Paul está muerto: Abbey Road

Posted in Leyendas Urbanas, Paul McCartney, The Beatles with tags , , , on 24/08/2011 by Héctor Sánchez

Este álbum supone el principio y el final. Es el principio de la leyenda urbana de la muerte de Paul, debido a que esta portada originó los rumores de la supuesta muerte del bajista. Y es el final de los Beatles,  ya que Abbey Road fue el último disco grabado por los Cuatro de Liverpool. Fue el último grabado pero no el último publicado; después de que Abbey Road saliera al mercado el 26 de septiembre de 1969, vino el disco con el que los Beatles definitivamente se despidieron, Let It Be (1970).

Una procesión de muerte: sepulturero, cadáver, allegado y clerigo

La portada, diseñada por John Kosh, se convirtió en todo un icono de la cultura pop y la fotografía tomada por Iain Macmillan ha sido parodiada innumerables veces. En cuanto al tema de la “muerte” de Paul, la temática de la cubierta del álbum es bastante parecida a la del  Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967); pero si el Sargento Pimienta simbolizaba el entierro  y la tumba de Paul McCartney, ésta portada representa su procesión funeraria.

En dicha marcha, cada Beatle interpretaría un rol. Preside la comitiva John Lennon, que está vestido de blanco, simbolizando al clérigo, al predicador que ejerce la ceremonia. A continuación, Ringo Starr viste de negro, lo que se interpreta de dos maneras: o bien está de luto porque es uno de sus allegados o bien es el encargado de las pompas fúnebres. El último es George Harrison, que como  viste con vaqueros  es el sepulturero. ¿Quién será el muerto en esta alegre estampa? Por supuesto, Paul McCartney, y diversas razones tratan de demostrarlo.

Paul lleva el paso cambiado respecto a sus compañeros. Sus ojos están cerrados, como los de los muertos. El bajista está fumando, pero a pesar de que el “auténtico Paul” era zurdo, el cigarrillo lo sujeta con su mano derecha. Para finalizar, McCartney está descalzo; ya aparecía sin calzado en el libreto del Magical Mystery Tour (1967). Todos estos detalles pretenden demostrar que Paul McCartney es el cadáver en este desfile funerario. Aunque tampoco hay que sacarle tanta punta, esa ropa era la habitual que el cuarteto de Liverpool vestía por entonces. Sobre los pies descalzos de Paul, existen otras fotos de esta misma sesión en la que calza unas sandalias ya que era el que más cerca vivía de los estudios y prefirió ir más cómodo.

En esta foto, McCartney no está descalzo

Pero no todo se queda en los Beatles, el Volkswagen Escarabajo que está aparcado a la derecha también tiene pistas ocultas en su matrícula. El texto «28 IF» se traduce como «28 SI», es decir, sugiere que el músico zurdo tendría 28 años si no hubiera fallecido. Aquí hay una controversia. En realidad, Paul tenía 27 años cuando se editó Abbey Road. Pero todo tiene una explicación, en algunas culturas orientales, la edad se calcula añadiendo el tiempo que el feto pasa en el útero. Problema resuelto. Más difícil es demostrar que las letras «LMW» significan «Linda McCartney Weeps» (Linda McCartney llora) debido a que en 1966, cuando Paul “muere”, aún no había conocido a Linda Eastman. Independientemente de lo que está matrícula pueda significar, ese automóvil solía estar aparcado por ahí porque era propiedad de alguien del estudio o de un vecino de la zona.

¿Qué significa esto?

Otro vehículo que se puede destacar es la furgoneta de la policía que aparece a la derecha. ¿Por qué motivo hay una furgoneta de policía aparcada? ¿Es una metáfora del silencio que guardaron los cuerpos de seguridad sobre el accidente? ¿Es una referencia al anterior trabajo de William Campbell? ¿O simplemente está ahí porque la policía tuvo que parar el tráfico mientras se realizaba la fotografía?

Un último automóvil para tener en cuenta. Al fondo, a lo lejos, hay un coche circulando. Si tomamos como referencia que los ingleses utilizan el carril izquierdo para conducir, el vehículo se estaría alejando; sin embargo, si pensamos que ha decidido conducir por el sentido contrario, entonces el coche automóvil se estaría acercando directamente a McCartney. Otro guiño a su supuesto accidente de tráfico.

¿El coche viene o va?

Si damos la vuelta a la funda del disco, la contraportada también nos ofrece pistas sobre el suceso. A la derecha, camina una misteriosa mujer. ¿Quién es? Esta chica es Lovely Rita, la chica vestida de azul que distrajo al bajista y que ocasionó que el coche se empotrara.

La chica que despistó a Paul McCartney

Los amantes de los pasatiempos pueden jugar a unir los ocho puntos que se encuentran junto a los azulejos donde está escrito el nombre del grupo. Al unirlos se forma el número tres, de tal manera que en la pared pondría «3 Beatles». Aunque, al unirlos de otra forma se obtiene el número cinco, que sería la suma de los cuatro Beatles y William Campbell. Además, la letra «S» tiene una grieta que simboliza que el cuarteto tiene fisuras, ya no es perfecto.

Une los puntos y descubre el mensaje

Una última imagen escalofriante. Al lado de la «S» hay unas extrañas sombras. Basta girar la imagen hacia a la derecha para ver cómo estas sombras parecen dibujar un cráneo.

Una escalofriante calavera escondida

Para los escépticos, para los que piensan que una imagen no vale más que mil palabras, las letras de las canciones vuelven a contener mensajes secretos.

Come Together

Tiene el pelo hasta las rodillas

Referencia al cadáver de Paul, ya que a los muertos les sigue creciendo el pelo.

No lleva brillo en los zapatos (…)
Tiene dedos de mono (…)

Es otra mención a los pies descalzos de McCartney y al estado del cadáver ya que a los muertos se les doblan los dedos de tal manera que parecen dedos de mono.

El dice “Uno y uno y uno son tres”
Hay que estar guapo porque es difícil de ver
Venid juntos ahora sobre mí

La suma es una referencia al total de los Beatles que permanecen vivos. El adjetivo guapo se debe a que Paul McCartney era considerado como el “Beatle guapo”. La última frase es una clara petición para que todos los fans acudan a despedirse a la tumba del bajista.

You Never Give Me Your Money

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete
Todos los niños buenos van al cielo

Suma estos números. ¿Cuál es el resultado? 28.  El mismo número de la matricula del Escarabajo de la portada. Los años que bajista tendría si, como niño bueno, no hubiera ido al cielo. Aunque, como ya vimos antes, esto de los 28 años es un desbarajuste.

Sun King

¿Qué rey fue conocido como el Rey Sol? Luis XIV de Francia. La novela de Alejandro Dumas El vizconde de Bragelonne (1847-1850) trata sobre la leyenda y el misterio del hombre de la máscara de hierro; en la obra de Dumas, los mosqueteros planean suplantar al rey Luis XIV por Felipe, el hermano gemelo del rey al que se le separó al nacer. John, George y Ringo no eran Athos, Porthos y Aramis, pero ¿suplantaron los Beatles a Paul como trataron de hacer los mosqueteros con el rey?

She Came In Through the Bathroom Window

Dejé el departamento de policía
Y conseguí un trabajo fijo 

En varias entradas anteriores ya se ha dicho cuál era el trabajo que tenía William Campbell antes de entrar en los Beatles: era policía. Claro, que el trabajo fijo de convertirse en estrella del rock no está nada mal.

Quizá este disco muestre la procesión funeraria de McCartney, quizá no. Lo que es seguro es que con este álbum, los Beatles cruzaron el paso de peatones para llegar al final antes de dejarlo estar.

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Paul está muerto: Yellow Submarine

Posted in Leyendas Urbanas, Paul McCartney, The Beatles with tags , , on 05/08/2011 by Héctor Sánchez

Si la película vanguardista y psicodélica Yellow Submarine (George Dunning, 1968) tuvo buena acogida y éxito, el álbum de su banda sonora, publicado el 17 de enero de 1969, no fue para tirar cohetes. Además, si queremos buscar pistas para confirmar la muerte de Paul McCartney, éste no es nuestro disco.

Una vez más, una mano planea sobre la cabeza de Paul

Apenas podemos encontrar claves en su portada. Lo único que se puede destacar es la mano sobre la cabeza del bajista una vez más. El símbolo de la mano en la cabeza ya ha aparecido antes en los álbumes Revolver (1966), Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967) y Magical Mystery Tour (1967) Esta vez es John quien pone la mano sobre la cabeza de Paul haciendo un divertido símbolo de cuernos. Sin embargo, la mano encima de la cabeza tiene una doble interpretación: es el gesto con el que los sacerdotes bendicen a los muertos antes de enterrarlos y es un símbolo de muerte en la cultura hindú.

La cubierta del disco no ayuda mucho en la búsqueda de pruebas y las canciones sólo aportan un poco más.  Además, los temas «Yellow Submarine» y «All You Need Is Love» ya fueron analizados en las respectivas entradas de sus álbumes, Revolver y Magical Mystery Tour.

Only a Northern Song

La canción describe cómo suena la banda sin la presencia de Paul McCartney:

Si crees que la armonía
Es algo confusa y fuera de tono
Tienes razón, allí no hay nadie

All Together Now

El estribillo escuchado al revés vuelve a decir una frase que ya habíamos escuchado antes en «Strawberry Fields Forever»: «I buried Paul» (yo enterré a Paul).

Hey Bulldog

Los Beatles vuelven a jugar al despiste con las pistas y las identidades: 

Pensáis que me conocéis
Pero no tenéis ninguna pista

En conclusión, no es el álbum más significativo para encontrar pistas. Pero no sucederá lo mismo cuando crucemos el paso de peatones más famoso de la historia.

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…