George Harrison. Living in the Material World: Los dos mundos del Beatle según Scorsese

A Martin Scorsese le apasiona la música. Las bandas sonoras de películas como Malas calles (1973), Uno de los nuestros (1990) Casino (1995) o Al límite (1999) son buenos ejemplos del gusto musical del director. Pero en ocasiones no le basta con embellecer sus largometrajes con buenas canciones y se embarca en documentales sobre grandes figuras de la música. Con El último vals (1978) mostró la despedida de The Band, No Direction Home (2005) repasaba la trayectoria del genio Dylan y Shine a Light (2008) nos introdujo en un concierto de Sus Satánicas Majestades, The Rolling Stones. En su último documental sobre rock le toca el turno a George Harrison.

Martin Scorsese se sumerge en la vida del Beatle tranquilo

Una de las diferencias entre este documental y los otros mencionados es que la figura de la que habla ya no se encuentra entre nosotros; por ello, George Harrison. Living in the Material World (2011) no sólo es un repaso a la vida del músico, sino que además es un emotivo homenaje por parte de Scorsese al más tranquilo y espiritual de The Beatles. Harrison nació en 1943 y falleció en 2001. Para narrar estos 58 años, Scorsese emplea casi tres horas y media de película, que se encuentra dividida en dos partes.

El documental alterna una gran cantidad de imágenes de archivo con entrevistas actuales de las personas que fueron importantes en la vida del músico. Como no podía ser de otra manera, la película comienza con la llegada del joven Harrison a The Beatles y analiza la trayectoria de los cuatro de Liverpool pasando por todas sus etapas hasta su disolución, pero centrándose en la figura de Harrison y el papel que interpretó en el grupo.

A pesar de que George Harrison era el miembro más discreto de The Beatles y solía estar a la sombra de Lennon y McCartney, Paul insiste que en el grupo todos tenían la misma importancia y que eran las «cuatro esquinas de un cuadrado». En el documental queda reflejado que George tenía una tarea sumamente importante para la banda: mantener la calma entre John y Paul. Los momentos más divertidos de la película (junto al, posiblemente, más emocionante) vienen de la mano del cuarto miembro del grupo, Ringo Starr. Aunque no aparecen declaraciones de archivo de Lennon sobre Harrison, su viuda, Yoko Ono, habla de su relación con George y destaca dos cosas: que nunca se sintió incómoda o de más con él y que Harrison les animó para que llevaran a cabo esa “canción” llamada «Revolution 9». Tampoco faltan los testimonios de Astrid Kirchherr y Klaus Voormann, dos personajes clave de la época de Hamburgo.

Además de sus andanzas con los Cuarto de Liverpool, Scorsese ahonda en la trayectoria del guitarrista en solitario de la mano de Phil Spector, padre del muro de sonido, quien le animó a que comenzara su carrera en solitario como el resto de sus compañeros estaban haciendo. Además, Harrison tenía una ventaja: tenía muchas canciones escritas por él que The Beatles habían rechazado.

Pero no todo son The Beatles, también hay hueco para el supergrupo que Harrison montó a finales de los años 80, The Traveling Wilburys. Tom Petty recuerda de dónde surgió este proyecto que formaron junto a otros astros como Bob Dylan, Roy Orbison y Jeff Lynne.

El consumo de droga, siempre relacionado con el mundo del rock, es un tema del que se habla abiertamente en la película. Pero George Harrison cambió el LSD por la meditación. La fascinación del guitarrista por la meditación tiene en la película la misma importancia que su participación en el cuarteto de Liverpool. Sus viajes a La India, el mantra, su relación con Ravi Shankar o el concierto para Bangladesh son aspectos clave para conocer el lado más espiritual de Harrison. «La meditación le absorbió», comenta Pattie Boyd, su primera mujer.

No podía faltar la historia de uno de los triángulos amorosos más conocidos del rock: el formado por George Harrison, Pattie Boyd y Eric Clapton. Mano Lenta afirma en la película que se sentía como Lancelot en Camelot cuando se enamoró de la mujer de su mejor amigo y que Harrison «se portó como un caballero» al darle carta blanca con Boyd. Por otro lado, su segunda mujer, Olivia Harrison, recuerda, entre otras cosas, el día que su marido fue apuñalado en su propia casa y relata de forma emocionante los últimos días de George en su lucha contra el cáncer.

Aparte de hablar de la música, las creencias y la vida sentimental de Harrison, Scorsese entrevista a dos Monty Phyton: Eric Idle y Terry Gilliam. Ambos recuerdan que gracias a George Harrison pudieron realizar su polémica película La vida de Brian (1979) debido a que el Beatle hipotecó su casa para poder pagar la película.

El director Terry Gilliam describe a Harrison como un hombre «atrapado en dos mundos: uno material y otro espiritual». Así fue el hombre que se escondía tras George Harrison y que Martin Scorsese ha sabido retratar con éxito: un personaje con una dualidad. Un hombre que aunque subió a la cima gracias al grupo de rock más importante de la historia, logró la felicidad cuando se encontró a sí mismo en la espiritualidad.

El documental, al igual que la vida de George, tiene altibajos. Las partes dedicadas a su experiencia musical y las declaraciones de los implicados resultan mucho más interesantes que los fragmentos que hablan de la religiosidad de Harrison y que llegan a resultar demasiado densos en ocasiones. Aunque, sin duda, la película es recomendable tanto para los seguidores del cuarteto como para aquellos curiosos que quieran conocer un poco más la figura del Beatle más desconocido. «Soy más normal que la gente normal», así se definió el músico en una de las entrevistas de archivo; sin embargo, Martin Scorsese ha sabido retratar con cariño, respeto y admiración la vida de un hombre excepcional.

Después de The Band, Bob Dylan, The Rolling Stones y George Harrison sólo cabe hacerse una pregunta: ¿quién será la próxima estrella de rock que pase por la cámara de Scorsese?

 

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Texto publicado en Efe Eme.

5 comentarios to “George Harrison. Living in the Material World: Los dos mundos del Beatle según Scorsese”

  1. Lo confieso. Tengo inmensas ganas de hacerme con esta -parece ser- maravilla. ¿Aparecerá pronto en DVD? Harrison da para uno y más documentales.

  2. Supongo que en unos meses estará en dvd. Habrá que esperar. Un saludo.

  3. AylinPeérez Says:

    Emocionante es la idea de ver esta obra dedicada a un grande de la música: George Harrison, y sé que de nueva cuenta, valdrá la pena esperar. Está de más mencionar que The Beatles es mi grupo favorito, pero es inevitable no expresarlo al ver una publicación sobre alguno de ellos. Una vez más, gracias por compartir tu trabajo con nostros.
    Saludos..

  4. fede Says:

    Tuve la bendicion de verlo. Dura 6 horas, las primeras 2 son aburridas, pero despues se torna interesante y logras entender muchisimo lo que pasa por la cabeza de George y el por que de sus letras. El beatle de la mirada triste, melancolica, asi lo define.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: