Arctic Monkeys: entre la adolescencia y la evolución

Se han hecho mayores. Los “monos” han evolucionado. No hay más que escuchar su último trabajo Suck It and See (2011) para comprobar la madurez del grupo. Y sólo han pasado cinco años desde que los Arctic Monkeys se hicieran un hueco en el mundo de la música. Sin embargo, en directo destilan la furia adolescente que les hizo famosos.

Los Arctic Monkeys pegaron fuerte el pasado 14 de julio en el primer día de la 17ª edición del festival portugués Super Bock Super Rock, disparando sus veloces ritmos guitarreros. La voz cantante la lleva Alex Turner, que apareció ataviado con una chupa de cuero azul. Pero quien de verdad mueve los engranajes de la banda es el batería Matt Helders, que golpea sin piedad su instrumento forrado de banderas británicas; quizá sea una muestra de chauvinismo, pero también es una forma de mostrar orgullosos que son británicos, como los Beatles, los Stones, los Clash, Oasis y otros legendarios grupos hijos de la Gran Bretaña.

La banda dio la bienvenida con la poderosa «Library Pictures», extraída de su último álbum. No podía ser de otra manera, con un disco casi recién sacado del horno, era obligatorio presentarlo. Los ritmos rockeros del primer single de este disco, «Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved You Chair», y «Brick by Brick» se alternaron con temas más pop como la maravillosa «She’s Thuderstorms» y la pegadiza «The Hellcat Spangled Shalalala».

Sin embargo, no podían dejar atrás sus primeros. Uno de los momentos más intensos y más celebrados de su actuación fue el tándem formado por dos de sus temas clásicos extraídos de Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not (2006): «The View From the Afternoon» y «I Bet You Look Good On The Dancefloor». Si hay dos canciones que no pueden faltar en un concierto de los Arctic Monkeys son estas dos. Y no importa que Alex Turner se equivocara en la letra de la segunda. Nada como hacer que no ha pasado nada y seguir.

Su segundo álbum, Favourite Worst Nightmare (2007) también tuvo una presencia importante en el repertorio del grupo con canciones como «Brianstorm» y «Teddy Picker», entre otras. No obstante, el repaso al oscuro Humbug (2009) fue discreto con solo dos temas: «Pretty Visitors» y «Crying Lightning».

Nos hicieron creer que se despedían con la vitalidad de «When The Sun Goes Down», pero volvieron al escenario para cerrar con tres temas más: el que da título a su álbum más reciente, «Suck It and See»,  esa joya llamada «Fluorescent Adolescent» y, para finalizar, «505», quizá innecesario. Hubiera sido más apropiado cerrar con el buen sabor de boca dejado por esa adolescencia fluorescente que les caracteriza.

La banda de Alex Turner aprobó con nota combinando su sonido clásico con sus ritmos nuevos y maduros. Ya no son unos críos, su talento ha ido creciendo y hay que tomárselos en serio. La Madre Naturaleza ha hecho su trabajo y los “monos” han evolucionado. ¿Con qué nos sorprenderán estos chicos en el futuro?

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

4 comentarios to “Arctic Monkeys: entre la adolescencia y la evolución”

  1. forofa Says:

    peazo grupo y peazo d articulo

  2. RAREZAS ALMIÍREX Says:

    Este grupo aun tiene mucho que dar,vaya que van bien,pero para ser leyendas aun les falta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: